El tema de la adoración en la Biblia
es un tema fascinante y profundo,
nos introduce de manera previa
en la actividad más elevada
que el ser humano puede y podrá
realizar en toda su existencia
presente y futura.
Nos hace vislumbrar y anticipar
una maravillosa eternidad en compañía
de nuestro amado Dios quién es el centro
de todo lo que hacemos en esta vida
y quien seguirá siendo el centro
de todo en el escenario eterno.